¿Qué es la psicología?

psicologia-bay-uomo

La psicología es una ciencia que se encarga de estudiar la conducta humana. Cuando hablamos de conducta humana no nos referimos solamente a la conducta directamente observable, sino también a los fenómenos no observables, como puedan ser los pensamientos, las emociones, las motivaciones o incluso nuestra competencia inmunológica.

La psicología no es magia. La Psicología en España está regulada por estudios oficiales impartidos tanto por universidades como por el Ministerio de Sanidad, así como por la mediación obligatoria de un colegio profesional. Además, se construye sobre el esfuerzo mundial en investigación científica.

La psicología no es psiquiatría. Los psicólogos no recetamos medicamentos y no conceptualizamos a nuestros clientes como enfermos, puesto que no somos médicos. Para algunos trastornos complejos, no obstante, se hace necesaria la acción conjunta de un equipo de salud mental multidisciplinar.

Para la psicología el sufrimiento no es un fenómeno objetivo y cuantificable. El sufrimiento es subjetivo. No sólo depende de sus causas, sino también de nuestra propia manera de afrontarlo. La Psicología Clínica trabaja para aumentar los recursos de la persona en esta tarea.

La Psicología de la Salud, por su parte, estudia las relaciones entre conducta y salud. Trabaja para afianzar en las personas aquellas conductas que promueven la buena salud. Entendemos por salud un estado completo de bienestar físico, mental y social, no la mera ausencia de enfermedades.

A todos nosotros sin excepción. La vida es difícil para todos.
Si alguien se propusiera encontrar la palabra “loco” en mi humilde biblioteca de psicología le puedo asegurar que no tendría éxito. Con esto pretendo mandar un mensaje a todas aquellas personas que no van al psicólogo por la irrefutable razón de que “yo no estoy loco”.

Seguimos viviendo en una sociedad inmadura en la cual hacer terapia se considera “de locos”. En realidad, saber pedir ayuda es una gran fortaleza y suele ser lo más cuerdo que se puede hacer.

Cualquier persona que se sienta preparada para ello. Conviene ir al psicólogo cuando sentimos un malestar significativo y empiezan a verse afectadas varias áreas de nuestra vida (laboral, académica, familiar, de pareja, personal, de salud…). A veces serán nuestros seres queridos los que nos adviertan del problema.

Por supuesto, no es necesario atravesar una situación difícil para disfrutar de la psicología. Mucha gente acude para mejorar en la vida, para optimizar su funcionamiento, para conocerse mejor o para satisfacer inquietudes intelectuales.

Si te gusta, comparte:
Back to top